consejos para empezar a entrenar zapatos deportivos

Consejos para empezar en el gimnasio: 5 errores que querrás evitar

Has decidido empezar a entrenar. Bien por ti. Pero déjame contarte algo desde mi experiencia como entrenador personal: consejos para empezar en el gimnasio y evitar errores de principiante.

Da igual la época del año en la surja la motivación para empezar a entrenar. Pero si no canalizamos bien esa motivación, el intento terminará en fracaso.

Pongamos que tus ganas aparecen con los propósitos de año nuevo. Como siempre, en los primeros puestos de tu lista están: ponerse en forma, perder peso o hacer más ejercicio para sentirte mejor.

Aunque la intención es buena, al final del año estamos igual o peor que cuando planteamos ese propósito tan optimista.

A partir de aquí, o nos lo empezamos a tomar con humor, o nos lo empezamos a tomar un poco más en serio. Tú decides.

El 57 % de las personas que se apuntan al gimnasio, se dan de baja antes de finalizar el primer semestre.

Fitness Global Report Matrix

Consejos para empezar en el gimnasio: esquivando creencias equivocadas

Los años van pasando, y los podemos contar por el número de veces que nos hemos anotado y dado de baja de algún gimnasio. El desánimo es normal cuando llevas unos cuantos intentos fallidos.

Pero deja que te lance un cabo: un cambio de pensamiento te facilitará ver este nuevo comienzo con otra perspectiva.

mafalda

Durante estos años como entrenador personal he visto puntos comunes en la mayoría de personas durante el primer mes de gimnasio. Esto se ve tanto en Santiago de Compostela (de donde soy yo) como en Madrid.

Al poco de empezar, un alto porcentaje ya se estaba planteando continuar o no.

Por suerte, muchas de ellas solicitaban asesoramiento más profesional, pudiendo reconducir la situación favorablemente, pero por desgracia, otras pasaban directamente a gestionar su baja.

Lo que no era casual era que existía un patrón que se repetía, existían ciertas creencias erróneas, pero tú las vas a poder evitar.

Para eso, te mostraré 5 consejos para empezar a entrenar que, de seguirlos, te ahorrarán más de un disgusto.

1. No quieras empezar a entrenar acelerando de cero a cien

Voy a pedirte que te imagines la siguiente escena: acabas de darte de alta en tu gimnasio. Estás estrenando ropa y te sientes en el camino. En ese momento el subidón te hará pensar que cambiar siete días a la semana de sofá por siete días a la semana de ejercicio será fácil.

entrenamiento mujer motivada

La primera semana probablemente lo consigas, no sin antes pagar una factura desmedida de agujetas innecesarias, que solo te servirán para cogerle de nuevo cariño al sofá.

Será entonces cuando descubrirás que tal vez te has puesto una meta demasiado a largo plazo, y tu motivación es más bien cortoplacista.

Te propongo una fórmula distinta: ¿y si empezamos tratando de mejorar sólo un 1 % cada semana? Puede parecer poco, pero te garantizo que si eres capaz de comprometerte con ello, los resultados pueden ser espectaculares. Te llevará más tiempo llegar, sí, pero lo harás. Y, además, no querrás parar porque seguir progresando será lo natural.

Proponte ir un par de veces por semana al principio: con treinta minutos es suficiente para empezar. Y, si es con un entrenador personal al menos un día por semana, mejor que mejor. Luego, añade un día más de ejercicio, después dedícale quince minutos más a tus sesiones, ¿me sigues?

El secreto está en ir progresando poco a poco, cuestión de hábitos. Paso a paso todo llega, pero debes respetar la forma y el orden.

Es preferible quedarse con ganas de más, que quedarse con ganas de menos, tenlo en cuenta.

2. Nadie te observa: ve a entrenar. Todas las personas están allí por la misma razón

Durante las valoraciones iniciales que les hacemos a los clientes en nuestro gimnasio de Santiago de Compostela, pasamos diferentes cuestionarios. En uno de ellos se pregunta: ¿cuánto tiempo hace que no practicas ejercicio y por qué razón no has empezado o retomado antes?

Me llamó siempre la atención la cantidad de personas que coincidían en una misma respuesta. Se trata de un pensamiento muy particular, que durante mucho tiempo los había mantenido alejados del gimnasio.

La respuesta en cuestión, se posicionó como número dos en la lista de razones más comunes para no hacer ejercicio, con permiso del archiconocido “no tengo tiempo” –que sigue siendo el líder indiscutible de las excusas, y al que algún día le dedicaremos un post aparte–.

Estas personas decían tener reparos a la hora de hacer ejercicio por miedo a ser juzgados.

Empezar gimnasio. Mujer señalada

Pensamientos del tipo: «¿cuántas personas me estarán mirando?«.

Realmente creían que cada persona en el gimnasio los señalaría con el dedo, los criticarían por su forma de correr, por usar pesos más ligeros o por no hacer a la perfección tal o cual ejercicio.

Estos pensamientos son tan típicos como tóxicos. Es importante recordar que un porcentaje de esas personas están en la misma situación, y que están teniendo pensamientos similares.

El porcentaje restante está tan centrado en sus entrenamientos, que es poco probable que tengan tiempo de preocuparse de lo que tú estás haciendo.

Si eres de estas personas, uno de los mejores consejos para empezar en el gimnasio, es que vayas con amigos. Además, os motivareis entre vosotros y eso siempre es bueno.

3. No lo hagas sólo por el aspecto físico

Sentirte mal por tu aspecto puede parecer una buena razón para decidir ponerte a entrenar. El problema es que no es algo estable.

Emociones negativas como esta pueden animarte tanto como perjudicarte.

Consejos empezar gimnasio. Mujer entrenando flexiones

Desde el punto de vista de la motivación, es mejor centrarse en objetivos positivos como querer estar más saludable. Son más rentables en el largo plazo si los comparamos con objetivos negativos como, por ejemplo: mejorar el aspecto físico con el que no estás conforme.

«Entrenar por tener un estado físico que te empodere es mejor que, entrenar para librarte de la vergüenza«.

Las mejoras en tu físico llegarán a medida que mejoren varios aspectos de tu condición física.

A veces nos dejamos llevar por lo que dice la báscula o lo que dicta el espejo.

Céntrate en estar cada vez más fuerte y sano. Con toda probabilidad tu composición corporal mejorará, tu físico te lo agradecerá y tu salud se verá tremendamente recompensada. Esta perspectiva, te ayudará a mantener el foco mucho más tiempo.

Empieza por tu salud. El físico que buscas llegará con el tiempo.

4. Small wins: establece metas razonables y alcanzables

El objetivo de «ponerse en forma» parece simple, pero en realidad es un objetivo amplio y difuso. Nadie puede asegurarte con exactitud cuándo lo conseguirás.

Por eso, algo tan grande se vuelve mucho más fácil si lo divides en pequeñas partes. Si te marcas metas intermedias, alcanzables y asumibles, tu porcentaje de éxito se multiplicará.

“Más no es mejor: mejor es mejor”.

Lo ideal es que busques a alguien que te ayude a establecer la mejor estrategia en función a tus aptitudes físicas y de tu bagaje con respecto al ejercicio.

Consejos para entrenar. Chico ayudado a conseguir objetivo

Contratar un plan de entrenamiento personal puede ser tu mejor inversión, sobre todo si notas que sólo das palos de ciego. El profesional del ejercicio te dará los mejores consejos para empezar en el gimnasio.

Si te anotas a clases colectivas, del tipo: TRX, Zumba, entrenamiento en circuito, Body Balance, ciclo indoor, etc. debes ser prudente. Estas clases se diseñan muy bien para motivarte mucho, y querrás probar todas el mismo día.

Piensa que, si llevas años sin hacer ejercicio, anotarte a tres clases el primer día no es la mejor de las opciones. Eso sería pasar de cero a cien, primer error de estos consejos para empezar a entrenar.

Antes tienes que adaptar tus músculos y mejorar tu fitness cardio-respiratorio, por no hablar de la técnica. Empieza por una clase al día, la más suave si quieres. Con el paso de las semanas ya te pondrás metas más exigentes.

Te invito a la siguiente reflexión: pensar demasiado en la meta final, puede alejarte de ella.

5. Durante y después de cada entrenamiento: sensaciones positivas

Consejos para empezar en el gimnasio. Molécula de dopamina

Tal vez sepas que el ejercicio hace que se liberen más endorfinas, que estas aumentan las buenas sensaciones y mejoran el estado de ánimo.

Pero ten en cuenta que, si el nivel de exigencia que te autoimpones es excesivo, estarás tirando por la borda las sensaciones positivas. Recuerda los anteriores consejos para empezar en el gimnasio, ve paso a paso.

Todo el mundo tiene días malos, y en esos días es muy fácil quedarse con lo negativo. Pero déjame decirte una cosa: quedarte con lo negativo de un día malo es la opción cómoda.

Es entonces cuando debes ver un poco más allá y esforzarte por poner tu atención en lo que has hecho bien. Felicítate por haber sacado tiempo para ir a entrenar y cuidar tu cuerpo y mente. Recuerda que el éxito radica en que eres constante y no te preocupes, el día siguiente será mejor.

Valora tu esfuerzo y siéntete bien por ello. Nadie que haya abandonado por haber tenido un día malo, ha conseguido jamás alcanzar sus objetivos.

Conclusión: mis consejos para empezar en el gimnasio se resumen en esta lista

Repasemos juntos las 9+1 ideas principales de los consejos para empezar en el gimnasio:

  1. Empieza a entrenar tratando de mejorar poco a poco. No quieras hacerlo todo el primer día.
  2. Sé constante y trabaja sobre tus hábitos.
  3. No te preocupes por los demás: todo el mundo va a lo suyo.
  4. Ir acompañado podría ser una excelente opción.
  5. Ve a entrenar por tu salud, no sólo por tu físico.
  6. Los resultados llegarán, pero debes ser constante. No te quemes el primer mes.
  7. Establece pequeñas metas para mantenerte centrado. Mirar directamente a la meta antes de dar el primer paso, te impondrá demasiado.
  8. Busca la ayuda de un entrenador personal: es la persona adecuada para ayudarte y enseñarte a llegar hasta tus objetivos.
  9. Felicítate por hacer las cosas bien y no te fustigues si no lo consigues siempre.

Y si tuviera que resumir los consejos para empezar en el gimnasio en uno solo, sería:

Disfruta del proceso, porque está lleno de satisfacciones.

Si quieres que te ayude a avanzar hacia tus objetivos, puedes contactarme en SCQLab – Entrenamiento personal en Santiago de Compostela y empezamos cuando quieras. En cualquier caso, te deseo lo mejor avanzando hacia ellos.

Comparte este artículo

2 Comentarios to “ Consejos para empezar en el gimnasio: 5 errores que querrás evitar”

  1. José Antonio dice:Responder

    Totalmente de acuerdo con esta descripción del proceso, y más desde el punto de vista de una persona como yo, que necesitaba un cambio de salud pero odiaba sólo pensar en ir a un gimnasio. Ahora, lo echo de menos. La clave está en la constancia y en poco a poco ir disfrutando.

    1. scqlabco dice:Responder

      Muchas gracias por tu comentario Jose Antonio.
      Exactamente.
      Sobre todo disfrutar, porque si no se disfruta, el camino de la constancia se pone más cuesta arriba. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *